Poda de la vid en seco

El tratamiento más importante del invierno para nuestras viñas

Poda de la vid en seco en Valladolid

Todas las labores que se llevan a cabo en una viña a lo largo del año son muy importantes. Quizá una de las más destacadas es la poda, pues la calidad del vino depende en gran medida de este proceso.

La poda de la vid en seco se trata de un trabajo meticuloso y que solo debería ser desarrollado por expertos. No se trata solo de cortar el sarmiento, hay que realizar los cortes teniendo en cuenta donde queremos equilibrar la carga de la vid.

Llevamos a cabo un proceso de poda para posicionar los pulgares a una distancia prudencial. De esta forma, la carga del fruto se reparte por la cepa en dependencia de la conducción de esta, ya sea vaso tradicional, guyot, royat, etc.

¿Por qué se poda?

Este proceso se realiza principalmente por dos razones: limitar la producción para que el fruto sea de mayor calidad y controlar el crecimiento de la viña. Además, al sanear la vid limitando los pulgares, conseguimos que interfieran lo menos posible en trabajos de labranza o en la aplicación de productos fitosanitarios.

¿Por qué se poda en invierno?

Los meses de invierno son los más adecuados para la poda de la vid ya que es cuando la cepa se encuentra en parada vegetativa. Esto sucede en invierno, pues el periodo de poda se establece desde diciembre (cuando la planta pierde la hoja) hasta marzo (cuando comienza a brotar de nuevo). Aun así, cada viñedo es diferente y por eso el periodo de poda se puede adaptar al tipo de vid y de uva que se cultiva.

Si quieres saber más sobre nuestro servicio de poda de la vid en invierno o en seco no dudes en llamarnos al teléfono 983 281 759.

 poda en seco 1          poda en seco 2
 

Más información


983 281 759